Unete Club Alula

Regurgitación ¿qué es y por qué sucede?

31/May/2021

Regurgitación ¿qué es y por qué sucede?

La regurgitación o el reflujo como solemos llamarlo, en términos médicos se llama reflujo gastroesofágico el cual es una afección que afecta a la mitad de todos los niños menores de tres meses.

Esta situación es muy normal de observar, particularmente después de las tomas, de ahí que siempre se busca tener una toallita a la mano para limpiar al pequeño.

A veces, luego vuelve al estómago o, a veces, regresa a la boca provocando un vómito o un derrame de alimento.

a) ¿Es normal que los niños tengan reflujo?
Cuando ingerimos alimentos, generalmente se combinan múltiples factores para mantenerlos en el estómago:
● En primer lugar, las personas generalmente se sientan a comer, por lo que la gravedad ayuda a
que la comida se quede quieta.
● En segundo lugar, generalmente comemos alimentos con suficiente peso y densidad para permanecer en el estómago.
● En tercer lugar, tenemos un esfínter esofágico inferior, que es una banda muscular alrededor del
extremo inferior del esófago que ayuda a evitar que los alimentos vuelvan a subir.
● En cuarto lugar, nuestro esófago es bastante largo, lo que ayuda a aumentar la distancia que los
alimentos tendrían que viajar para volver a subir.

En los niños, estos factores no existen. Se acuestan la mayor parte del tiempo, solo consumen líquido, sus músculos aún no están tan bien desarrollados como lo estarán más adelante y su esófago todavía es relativamente corto.

Como resultado, los niños tienen muchas más probabilidades de tener algún grado de regurgitación de la leche.

El reflujo no es necesariamente algo malo para los niños.

Si han ingerido una gran cantidad de leche (y aire) durante la alimentación, el reflujo es una forma en que el cuerpo puede ayudar a reducir la presión y aliviar la incomodidad de un estómago demasiado lleno.

b) ¿Qué síntomas presenta un niño con reflujo?
El reflujo ocurre con mucha frecuencia en los niños y muchos no muestran ningún síntoma.

El síntoma más común de reflujo es un pequeño derrame de leche después de una toma. A veces,
cuando la leche se mezcla con el ácido del estómago y luego regresa al esófago, la regurgitación
resultante causa dolor.

Otros síntomas pueden incluir angustia o incomodidad con las comidas, llanto durante o después de las comidas o vómitos más importantes con las comidas.

Algunos niños rechazan o vomitan tanto de su alimento que no pueden aumentar de peso. Algunos
incluso bajan de peso.

Es importante tener en cuenta que muchos de estos síntomas pueden deberse a problemas distintos del reflujo como cólicos, intolerancia a la proteína de la leche de vaca, infecciones y trastornos gastrointestinales subyacentes.

Una revisión médica es útil para ayudar a buscar otras causas antes de hacer un diagnóstico de reflujo.

El reflujo silencioso se usa generalmente para describir a un niño que regurgita una comida en el
esófago pero no hasta la boca.

El reflujo es solo un problema si le está causando angustia al niño o si no está recibiendo suficiente
alimento para crecer.

En muchos casos puede provocar malestar y angustia pero no provoca vómitos ni derrames de leche.

De esta forma, a los papás puede resultarles difícil identificar la causa de la angustia.

c) Tipos de tratamientos
Por lo general, el reflujo en los niños no es algo que necesite pruebas o tratamiento adicionales porque generalmente no causa problemas importantes y los síntomas desaparecen por sí solos.

Esto se debe a que las características particulares de los niños que causan reflujo (acostados,
consumiendo solo líquido, músculos relativamente poco desarrollados y un esófago más corto) mejoran con el tiempo.

Además, algunos de los tratamientos en sí pueden ser dañinos o no funcionar.

Si bien se cuenta con medicamentos diferentes para el reflujo suelen utilizarse sólo para los niños con poco aumento de peso o angustia significativa.

Por lo general, no se recomiendan ya que se ha descubierto que sus efectos son escasos en la
regurgitación simple.
También tienden a tener algunos efectos secundarios, como infecciones en el
pecho, dolor abdominal y vómitos, los mismos síntomas para los que se utilizan para prevenir.

Si tu hijo toma leche de fórmula se observa que algunos de sus espesantes pueden ayudarlos. Esto
porque las tomas son más espesas lo que ayuda a que la leche se quede en el estómago y dificulte el retorno al esófago.

Sin embargo, los alimentos más espesos pueden ser más difíciles de chupar y tragar para un niño y
pueden afectar el contenido nutricional de la fórmula.

De manera similar, la reducción del volumen de alimentos puede reducir el reflujo, pero también puede afectar la nutrición y el crecimiento de un niño. Es posible que sea necesario aumentar la cantidad de alimentos en un día si se reduce el volumen de cada alimento.

El tratamiento sin medicación puede ser eficaz. Esto incluye dejar que un niño se acueste boca abajo o sobre su lado izquierdo mientras aún está despierto y que se acueste después de una comida, siempre que esté supervisado.

Nunca permitas que un niño duerma en estas posiciones, ya que están asociadas con un mayor riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL).

Las complicaciones del reflujo en los niños son raras. Son más probables en niños prematuros (que
tienen cuerpos más inmaduros) y en niños con otros problemas de salud importantes.

d) ¿Alguna vez desaparece?
Muy pocos niños con reflujo presentan síntomas continuos cuando tienen alrededor de un año.

Mientras tanto, asegúrate de que se controle el peso de tu pequeño y de que su pediatra se encuentre

evaluando a tu niño para asegurarte de que el diagnóstico más probable es el reflujo.

Ten en cuenta que, aunque es muy común, el reflujo desaparece con el tiempo y se vuelve menos
frecuente con el tiempo. El tratamiento y las pruebas adicionales generalmente no son útiles.

—-
Fuentes:
https://www.mayoclinic.org/es-es/healthy-lifestyle/infant-and-toddler-health/in-depth/healthy-baby/art-20044329
https://pediatragabiruiz.com/regurgitacion-que-es-normal/
https://www.healthychildren.org/Spanish/ages-stages/baby/feeding-nutrition/Paginas/Why-Babies-Spit-Up.aspx

Otras notas de interés